domingo, 30 de noviembre de 2014

ESTAMOS EN EL TIEMPO DE PREPARACIÓN A LA NAVIDAD







Queridos amigos y lectores:


Comparto con ustedes algunas reflexiones en este Primer Domingo de Adviento, o tiempo de preparación al Nacimiento de Jesús.

 

Esa palabra significa "Advenimiento", es decir, la irrupción de Dios en la Historia de la Humanidad, con la venida o advenimiento de nuestro Salvador Jesús.

 
Espero que estas palabras les resulten últiles para ayudarles a poder vivir más intensamente este tiempo de preparación a la Navidad.

 
Muchos lo hacen como si fuera un importante acontecimiento social, caracterizado por llenar casas y avenidas con carísimos decorados, disfrutar de opulentas comidas y bebidas, y obsequiar costosos regalos a los amigos.
Pero nada de eso es la Navidad.

 
En Navidad, los cristianos celebramos el Nacimiento de nuestro Salvador.
Por eso sentí la necesidad de acercarles algunos materiales que pueden ayudarles a encontrar el verdadero sentido de tan sublime acontecimiento, que nos disponemos a vivir ya muy pronto.


Estamos en Adviento. 



El Adviento es un tiempo de reflexión acerca del Misterio que se avecina: la venida al mundo del Verbo hecho carne.

 

¡Dios hecho hombre!

 

Ese es un acontecimiento absolutamente inexplicable, inentendible, y hasta absurdo para nuestra débil razón humana.

 

Pero es, ciertamente, un hecho histórico,es decir, que sucedió realmente. 

 

El mismo, sin embargo, solo comprensible si lo miramos desde la óptica del amor infinito de Dios al género humano creado por Él, a pesar de que muchísimas personas dedican su vida solamente a ultrajarle. 
Pero es así como también muchísimas otras se consagrarían a servirle con todo el amor del corazón. 
 

Cuánto deseo, amable lector, que te encuentras entre estos últimos, y te prepares a la Navidad realizando obras de servicio para los más desposeídos, según tus propias capacidades y disponibilidad material y de tiempo.

 


Aquí les envío algunas reflexiones que les ayudarán a vivir mejor este tiempo en el cual, 


como el rocío mañanero, están descendiendo en abundancia las mejores gracias y bendiciones de nuestro Salvador
.



Se irá prendiendo cada vela, a partir de hoy,
en cada Domingo de este tiempo de adviento.

Se sigue el orden señalado más abajo:


Hoy, el morado; el siguiente domingo, el morado y el rojo; el siguiente, el morado, el rojo, y el rosado.
Y el cuarto y último domingo, las cuatro velas de la corona.
En la Corona de adviento el color de cada vela tiene un simbolismo:

El morado: Penitencia y conversión, es decir, ir mejorando nuestra conducta, en preparación a la llegada del Mesías.
El rojo: Nos recuerda el Amor de Dios que envió al Hijo para redimirnos.

El rosado: Representa la alegría ante la proximidad del Nacimiento.

El blanco: Simboliza la Pureza, como consecuencia de la venida de Jesús.


Hacer clik en este enlace para conocer más sobre la
CORONA DE ADVIENTO Y SUS CUATRO VELAS.

Orlando mis días: REZA LA CORONA DE ADVIENTO EN FAMILIA

Cordiales saludos:
Dr. Francisco Oliveira y Silva

No hay comentarios:

Publicar un comentario