viernes, 27 de abril de 2012

YO DISCRIMINO A LOS GAYS VIOLENTOS



Queridos amigos:

La ONU y sus agencias, siempre nos piden "respeto" y "tolerancia" a "la diversidad" (entiéndase a los GLBIT: gays, lesbianas, bisexuales, intersexos, transexuales).
Nos exigen la "no discriminación a las minorías", sin pedir igual actitud hacia las mayorías, como los hambrientos, los pobres, por citar dos ejemplos.
Pero vamos a poner las cosas en su lugar, porque TENEMOS QUE DISCRIMINAR. Me explico:

Ustedes y yo, como cualquier otra persona normal, RESPETAMOS A LOS HOMOSEXUALES, respetamos su dignidad, tan igual como la nuestra, conversamos con ellos, de la misma manera que lo hacemos con las demás personas, y algunos, incluso, forman lazos de sincera amistad con mujeres heterosexuales.

Las mujeres, mejor que ninguno, pueden dar fe de la veracidad de estas afirmaciones.

Muchas de ellas, en efecto, cultivan, como dijimos, una entrañable amistad con homosexuales, porque encuentran en ellos  esa delicadeza del trato, y el sincero cariño que les brindan, expresado en acertados y finos elogios de ciertos detalles que aprecian y valoran en ellas: su ropa, su maquillaje, sus aritos, su arreglo personal, entre otros encantos femeninos que, muchas veces, pasan totalmente desapercibidos al novio o al esposo.

Yo cuento con la demostración científica de esta realidad, estudiada y defendida por el eximio psiquiatra vienés Carlos Gustavo Jung, cuando habló del "anima" y del "animus": siendo el "anima" lo femenino que hay en el varón, y el "animus" lo masculino que hay en la mujer.
Cada sexo valora lo suyo en el otro sexo.
Pero no es este el lugar para extendernos sobre tan fascinante asunto.

Ahora bien: una cosa es la tendencia y la vida privada de los homosexuales, y otra cosa, muy distinta por cierto, es LA CONDUCTA AGRESIVA Y PREPOTENTE DE CIERTOS GRUPOS DE HOMOSEXUALES, CUYO OBJETIVO ES DESPRECIAR A LOS HETEROSEXUALES, DESTRUIR LA FAMILIA Y PRETENDER HOMOSEXUALIZAR EL PLANETA, COMENZANDO POR PROMOVER LA HOMOSEXUALIDAD EN TODAS LAS ESCUELAS.

ESTOS GRUPOS SON POTENTÍSIMOS POLÍTICA Y FINANCIERAMENTE, y se valen de este poder para erradicar los valores procedentes de la heterosexualidad y la familia, e implantar su cultura por la fuerza.
¡POR LA FUERZA NO, SEÑORES!

¡A USTEDES LOS VAMOS A DISCRIMINAR! 

Una cosa es vivir, EN LA VIDA PRIVADA, la propia sexualidad como a cada uno le venga en gana, porque nadie tiene derecho de intervenir en las decisiones personales.
Pero otra cosa, muy distinta, es pretender imponer un estilo de vida anormal a todo el mundo.

En otro artículo anterior demostré que la homosexualidad es anormal, que tiene cura, y cómo fue que comenzó a "declarársela normal". (Ver en mi blog, el artículo del 6 de julio de 2011: "Desde cuándo ser gay es normal"). Para facilitarles el acceso al artículo que inserté en el blog aquí les copio la parte central:

_________________________________



La APA suprimió la homosexualidad por cuestiones politicas; no psiquiatricas.  
Uno de los psiaquiatras que apoyaban esta decision politica , Dr. Robert Spitzer, declara que se cometió un grave error y presenta un estudio llamado ” Terapia de Reorientación Sexual para Homosexuales”

De manera comprensible y partiendo de estos antecedentes, el DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) incluía la homosexualidad en el listado de desórdenes mentales. Sin embargo, en 1973 la homosexualidad fue extraída del DSM en medio de lo que el congresista norteamericano W. Dannemeyer denominaría “una de las narraciones más deprimentes en los anales de la medicina moderna”.
El episodio ha sido relatado ampliamente por uno de sus protagonistas, Ronald Bayer, conocido simpatizante de la causa gay, y ciertamente constituye un ejemplo notable de cómo la militancia política puede interferir en el discurso científico modelándolo y alterándolo. Según el testimonio de Bayer, dado que la convención de la Asociación psiquiátrica americana (APA) de 1970 iba a celebrarse en San Francisco, distintos dirigentes homosexuales acordaron realizar un ataque concertado contra esta entidad. Se iba a llevar así a cabo “el primer esfuerzo sistemático para trastornar las reuniones anuales de la APA”.
Cuando Irving Bieber, una famosa autoridad en transexualismo y homosexualidad, estaba realizando un seminario sobre el tema, un grupo de activistas gays irrumpió en el recinto para oponerse a su exposición. Mientras se reían de sus palabras y se burlaban de su exposición, uno de los militantes gays le gritó: “He leído tu libro, Dr. Bieber, y si ese libro hablara de los negros de la manera que habla de los homosexuales, te arrastrarían y te machacarían y te lo merecerías”. Igualar el racismo con el diagnóstico médico era pura demagogia y no resulta por ello extraño que los presentes manifestaran su desagrado ante aquella manifestación de fuerza.
Sin embargo, el obstruccionismo gay a las exposiciones de los psiquiatras tan sólo acababa de empezar. Cuando el psiquiatra australiano Nathaniel McConaghy se refería al uso de “técnicas condicionantes aversivas” para tratar la homosexualidad, los activistas gays comenzaron a lanzar gritos llamándole “sádico” y calificando semejante acción de “tortura”. Incluso uno se levantó y le dijo: “¿Dónde resides, en Auchswitz?”.
A continuación los manifestantes indicaron su deseo de intervenir diciendo que habían esperado cinco mil años mientras uno de ellos comenzaba a leer una lista de “demandas gays”. Mientras los militantes acusaban a los psiquiatras de que su profesión era “un instrumento de opresión y tortura”, la mayoría de los médicos abandonaron indignados la sala. Sin embargo, no todos pensaban así.
De hecho, algunos psiquiatras encontraron en las presiones gays alicientes inesperados. El Dr. Kent Robinson, por ejemplo, se entrevistó con Larry Littlejohn, uno de los dirigentes gays, y le confesó que creía que ese tipo de tácticas eran necesarias, ya que la APA se negaba sistemáticamente a dejar que los militantes gays aparecieran en el programa oficial. A continuación se dirigió a John Ewing, presidente del comité de programación, y le dijo que sería conveniente ceder a las pretensiones de los gays porque de lo contrario “no iban solamente a acabar con una parte” de la reunión anual de la APA.
Según el testimonio de Bayer, “notando los términos coercitivos de la petición, Ewing aceptó rápidamente estipulando sólo que, de acuerdo con las reglas de la convención de la APA, un psiquiatra tenía que presidir la sesión propuesta”. Que la APA se sospechaba con quien se enfrentaba se desprende del hecho de que contratara a unos expertos en seguridad para que evitaran más manifestaciones de violencia gay. No sirvió de nada.

El 3 de mayo de 1971, un grupo de activistas gays irrumpió en la reunión de psiquiatras del año y su dirigente, tras apoderarse del micrófono, les espetó que no tenían ningún derecho a discutir el tema de la homosexualidad y añadió: “podéis tomar esto como una declaración de guerra contra vosotros”. Según refiere Bayer, los gays se sirvieron a continuación de credenciales falsas para anegar el recinto y amenazaron a los que estaban a cargo de la exposición sobre tratamientos de la homosexualidad con destruir todo el material si no procedían a retirarlo inmediatamente.

A continuación se inició un panel desarrollado por cinco militantes gays en el que defendieron la homosexualidad como un estilo de vida y atacaron a la psiquiatría como “el enemigo más peligroso de los homosexuales en la sociedad contemporánea”. Dado que la inmensa mayoría de los psiquiatras podía ser más o menos competente, pero desde luego ni estaba acostumbrada a que sus pacientes les dijeran lo que debían hacer ni se caracterizaba por el dominio de las tácticas de presión violenta de grupos organizados, la victoria del lobby gay fue clamorosa.

De hecho, para 1972, había logrado imponerse como una presencia obligada en la reunión anual de la APA. El año siguiente fue el de la gran ofensiva encaminada a que la APA borrara del DSM la mención de la homosexualidad 

Las ponencias de psiquiatras especializados en el tema como Spitzer, Socarides, Bieber o McDevitt fueron ahogadas reduciendo su tiempo de exposición a un ridículo cuarto de hora mientras los dirigentes gays y algún psiquiatra políticamente correcto realizaban declaraciones ante la prensa en las que se anunciaba que “los médicos deciden que los homosexuales no son anormales”.
Finalmente, la alianza de Kent Robinson, el lobby gay y Judd Marmor, que ambicionaba ser elegido presidente de la APA, sometió a discusión un documento cuya finalidad era eliminar la mención de la homosexualidad del DSM.

Su aprobación, a pesar de la propaganda y de las presiones, no obtuvo más que el 58 por ciento de los votos. Se trataba, sin duda, de una mayoría cualificada para una decisión política pero un tanto sobrecogedora para un análisis científico de un problema médico. No obstante, buena parte de los miembros de la APA no estaban dispuestos a rendirse ante lo que consideraban una intromisión intolerable y violenta de la militancia gay. En 1980, el DSM incluyó entre los trastornos mentales una nueva dolencia de carácter homosexual conocida como ego-distónico. Con el término se había referencia a aquella homosexualidad que, a la vez, causaba un pesar persistente al que la padecía.

En realidad, se trataba de una solución de compromiso para apaciguar a los psiquiatras —en su mayoría psicoanalistas— que seguían considerando la homosexualidad una dolencia psíquica y que consideraban una obligación médica y moral ofrecer tratamiento adecuado a los que la padecían. Se trató de un triunfo meramente temporal frente a la influencia gay.

En 1986, los activistas gays lograban expulsar aquella dolencia del nuevo DSM e incluso obtendrían un nuevo triunfo al lograr que también se excluyera la pedofilia de la lista de los trastornos psicológicos. 

En Estados Unidos, al menos estatutariamente, la homosexualidad —y la pedofilia— había dejado de ser una dolencia susceptible de tratamiento psiquiátrico.
Cuestión aparte es que millares de psiquiatras aceptaran aquel paso porque la realidad es que hasta la fecha han seguido insistiendo en que la ideología política —en este caso la del movimiento gay— no puede marcar sus decisiones a la ciencia y en que, al haber consentido en ello la APA, tal comportamiento sólo ha servido para privar a los enfermos del tratamiento que necesitaban.

Se piense lo que se piense al respecto —y la falta de unanimidad médica debería ser una buena razón para optar por la prudencia en cuanto a las opiniones tajantes— la verdad era que la decisión final que afirmaba que la homosexualidad no era un trastorno psicológico había estado más basada en la acción política —y no de la mejor especie— que en una consideración científica de la evidencia. Por ello, ética y científicamente no se diferenciaba mucho, por lo tanto, de aberraciones históricas como el proceso de Galileo o las purgas realizadas por Lysenko.
http://www.esposibleelcambio.org/noticias.php?not=226
______________________________________________________

CONCLUSIÓN. 

Mis amigos:
NO ES POSIBLE CAMBIAR UNA VERDAD CIENTÍFICA A PATADAS O CON AMENAZAS CRIMINALES.

ESO HICIERON CON GALILEO GALILEI:LE OBLIGARON, BAJO AMENAZA DE MUERTE, A QUE DIJERA QUE LA TIERRA NO GIRA ALREDEDOR DEL SOL.

PERO LA TIERRA SIGUE GIRANDO.
Y LA HOMOSEXUALIDAD SIGUE SIENDO UNA PERTURBACIÓN SEXUAL.


Les acerco ahora otra PRUEBA, muy reciente, de que hay homosexuales violentos y prepotentes. Forman un "lobby-gay", es decir un grupo homosexual de presión política.

Cordiales saludos:
Dr. Francisco Oliveira y Silva


___________________________________



Friday Fax



Guardias de seguridad de la ONU quitan material a estudiantes provida




  26 de abril de 2012.
Querido Amigo de Friday Fax:




La semana pasada le conté cómo los radicales de la ONU quieren conceder derechos sexuales a niños de diez años. La reunión donde esto puede suceder comenzó ayer a las 10 de la mañana.


Tres miembros del personal de C-FAM y de Friday Fax estuvieron ayer a primera hora. Estarán allí hoy y mañana, y se quedarán hasta que esta amenaza termine, probablemente este viernes a las 2 de la madrugada.



He aquí por qué luchamos.

No todos en las Naciones Unidas son malos. Hay muchas personas muy buenas allí, tanto dentro de las delegaciones nacionales como entre los burocráticos de la ONU. Estamos allí para ayudarles a hacer lo correcto.

Aunque no todos son malos en la ONU, sí hay tipos malos. Muchos. Ricos. Poderosos. Influyentes. Taimados. Peligrosos.

Lo que esta gente quiere hacer es esclavizar al mundo con su peligrosa ideología sexual. Quiere que los niños keniatas de diez años usen preservativos. Quieren que las niñas de doce años en St. Louis se sometan a abortos.

Ellos creen que pueden lograrlo mediante documentos de la ONU que luego pueden ser impuestos a los países contra su voluntad. Creen que pueden lograrlo a través de amenazas y coerciones.

Estamos allí para detenerlos. Estamos allí para decirle al mundo lo que verdaderamente sucede en la sede de la ONU. Estamos allí para ayudar a la gente buena de la ONU.


Los redactores de Friday Fax son luchadores valientes e incansables en pos del bien común, de los niños por nacer, de la familia. Usted debe comprender que son muy superados en número en la sede de la ONU. Las fuerzas poderosas no los quieren ahí.

TAN SÓLO EL MES PASADO, LOS GUARDIAS DE SEGURIDAD DETUVIERON A ESTUDIANTES PROVIDA Y SE LLEVARON TODO SU MATERIAL.

Esto es lo que enfrenta nuestro equipo.

Sepa que la amenaza de los radicales de la ONU es real y constante.

Necesitamos su ayuda hoy. Friday Fax subsiste sólo con sus donaciones. La producción de Friday Fax es muy costosa.

Estimo que cuesta 170.000 dólares al año.

Esto incluye modestos salarios para nuestros periodistas (¡todos ellos podrían ganar mucho más trabajando en otro lugar!). Incluye un costoso alquiler en Nueva York, a sólo unas cuadras de la sede de la ONU. Incluye la impresión y el envío de 12.000 copias que mandamos por correo postal cada mes. Incluye 25.000 dólares anuales sólo para enviar 20.000.000 correos electrónicos por año. Está leyendo bien.

Enviamos VEINTE MILLONES de correos electrónicos por año.

He aquí mi promesa, en el transcurso de nuestro 15º año de publicación continua de Friday Fax.

JAMÁS CLAUDICAREMOS.

NO SEREMOS INTIMIDADOS, NI SIQUIERA POR LOS GUARDIAS DE LA ONU. DEFENDEREMOS A LOS NIÑOS POR NACER EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS. JAMÁS NOS DAREMOS POR VENCIDOS.


Como siempre, ténganos en sus oraciones. El equipo de Friday Fax reza todos los días. Usted debería rezar por él también.



Saludos cordiales.


Austin Ruse
Presidente de C-FAM
Editor de Friday Fax
www.c-fam.org
Catholic Family and Human Rights Institute (C-FAM)
© Copyright 2012. Permiso autorizado para el uso ilimitado. Crédito requerido.

Para cambios de direccion de correo electronico de la suscribicion contactar hannah@c-fam.org
Cancelar suscripción
To view a web version, click here.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada