lunes, 28 de abril de 2014

¿PODRÁN NUESTROS ENEMIGOS APLASTAR A ESTAS MULTITUDES?



Queridos amigos y lectores:
Cerca de un millón de personas asistieron a la Canonización de los dosPapas: Juan XXIII y Juan Pablo II. (Domingo 27 de abril de 2014).

Siempre que contemplo esta inmensa multitud de personas 
 

  • en la plaza de San Pedro, varias veces al mes, junto al Papa,
  • el triple de la misma en los países que visita el Papa, y, sobre todo,
  • cuando escucho las exclamaciones enfervorizadas y los gestos de amor, o de cariño, o de respeto, o de admiración, o de todos ellos juntos, hacia la persona del Pontífice a su paso en medio de la multitud, 

cruzan por mi mente muchas preguntas, que necesito ponerlas por escrito, y a consideración de ustedes, esperando una respuesta.

Yo tengo las mías. Pero no las manifestaré aún, esperando primero las respuestas de ustedes. 

A lo mejor coincidimos en todo, o en mucho.

LAS PREGUNTAS SON ESTAS:

1. ¿Por qué ningún político del mundo es capaz de convocar a tanta gente?

2. ¿Por qué no se observan estos mismos fenómenos en las otras religiones, que son más de veinte mil en todo el mundo?

3. ¿Por qué ningún ser humano es capaz de despertar tanto fervor, cariño y entusiasmo hacia su persona?

4. ¿Por qué esos millones de personas, venidos desde los más lejanos confines de la tierra, llegan hasta Roma sin haber recibido dinero ni promesas de premio alguno, sino costeándose sus pasajes, y haciendo grandes sacrificios incluso, como dormir en la plaza?

5. ¿Por qué tantos jóvenes se sienten tan poderosamente atraídos por una persona de mucha edad, como lo es un Papa?

6. ¿Por qué los jóvenes, normalmente inclinados a las diversiones, el placer, las discotecas, y los ídolos musicales, simpatizan tanto con una persona que no les da otro encanto que hablarles de Dios y de los principios y valores cristianos?

7. ¿Podrán los enemigos de la Iglesia, destruirla como pretenden?

8. ¿Podrán esos enemigos borrar el nombre de Dios en las leyes, en las escuelas, en la sociedad y en los hogares?

9. ¿Podrán los promotores de la Ideología de Género, que permite el aborto, el libertinaje sexual, el matrimonio homosexual, el suicidio, la eutanasia, y otras aberraciones morales "convencer a la fuerza"  a esos millones de personas, mediante leyes injustas y amenazas de castigos y cárcel, y silenciar a la Iglesia reduciéndola a una simple "ONG de beneficencia" como dicen ellos?

10. ¿Podrán esos cultores de la muerte, movidos solo por dinero, con el cual compran conciencias, imponerse sobre cada una de las personas que integran esas multitudes reunidas en torno al al Papa?

11. ¿Podrán los del Club de Bilderberg, de la Comisión Trilateral, del Nuevo Orden Mundial, capitaneados por los más poderosos magnates del Planeta, aplanar la voluntad de tantos millones de personas para obligarnos a "adorar" sus antivalores renunciando a nuestro Dios?

12. ¿Podrán conseguir que los gobernantes del Paraguay impongan en las escuelas y colegios una "educación sexual" libertina, que admite como conductas normales la homosexualidad, el aborto, el cambio de sexo, la pérdida de la patria potestad de los padres, entre tantas otras aberraciones contenidas en un Proyecto que se mantiene escondido en el Ministerio de Educación, y en otros Ministerios, cuyos responsables son premiados con muchísimo dinero de afuera cuando consiguen llevar adelante tan macabros proyectos?


Yo miro esas multitudes, y van surgiendo en mi mente las respuestas a cada una de estas doce preguntas.


Les propongo mirarlas también ustedes, y enviarme sus contestaciones a todas, a algunas de ellas, o una sola contestación válida para las doce preguntas.

 
Las voy a publicar, sin dar los nombres, salvo que me indiquen alguna otra cosa, como por ejemplo: que no las publique.
Cada uno es dueño de su privacidad.

Cordiales saludos:
Dr. Francisco Oliveira y Silva

4 comentarios:

  1. Buenas noches Don Francisco. Muy interesantes las preguntas, pues inducen a la reflexión. Me animo a contestar algunas de ellas. Si Ud. así lo desea y lo amerita, puede publicar mis respuestas con mi nombre.

    ¿Por qué ningún político del mundo es capaz de convocar a tanta gente?

    Según lo entiendo, la diferencia que encuentro (en cuanto a convocatoria se refiere) entre un líder carismático como lo es el Papa y un político cualquiera, es que el primero habla al corazón de las personas, de forma sencilla y directa, apelando a los principios más nobles que nos caracterizan como humanos, como ser el amor y la misericordia. El segundo, en cambio (y por lo general) sigue el camino contrario: enarbola banderas partidistas; divide en lugar de unir, acapara en lugar de dar. Está claro que la historia registra grandes políticos que arrastraron multitudes, como ser Luther King o Gandhi, pero ello fue así, precisamente, porque estos extraordinarios hombres tuvieron la capacidad de dotar a sus discursos de los principios que defienden la dignidad humana por sobre las miserias cotidianas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Fran: valoro y aprecio tu respuesta, más aún cuando observo en ella tu nobleza, tu respeto a la objetividad y tu inclaudicable empeño por la búsqueda de la verdad, que a todos nos interpela como ineludible compromiso, que pocos se interesan por asumirlo, limitándose a tomar el inservible atajo de las opiniones chirles sin asidero racional alguno. Recibe un doble
      abrazo, hoy 30 de abril, por el Día del Maestro, por ejercer el magisterio como papá y docente, y por el Día del Trabajador, que honras cada día del año con tu perseverante dedicación al trabajo.

      Eliminar
  2. ¿Por qué esos millones de personas, venidos desde los más lejanos confines de la tierra, llegan hasta Roma sin haber recibido dinero ni promesas de premio alguno, sino costeándose sus pasajes, y haciendo grandes sacrificios incluso, como dormir en la plaza?

    Creo que esta pregunta guarda relación con la primera, en cuanto a que las personas estamos dispuestas a realizar grandes sacrificios cuando consideramos que la causa es noble y sincera. No está de más reiterar que cuando se llega al corazón de la gente, ésta responde de la misma manera: con el corazón. Del mismo modo, pero en sentido contrario, podríamos afirmar que la falta de convocatoria de los consabidos discursos de ocasión tiene sus raíces en la poca credibilidad de los oradores de turno.

    ¿Podrán los enemigos de la Iglesia, destruirla como pretenden?

    No, porque la Iglesia se sostiene en la fe. Habría que destruir la fe para destruir la Iglesia. Pero para destruir la fe, habría que destruir primero a la persona toda, que es quien le da vida desde el espíritu.


    ¿Podrán esos enemigos borrar el nombre de Dios en las leyes, en las escuelas, en la sociedad y en los hogares?

    Para responder a esta pregunta debo dividirla en dos partes: por un lado, Dios en las leyes y las escuelas (y cuando hablo de escuelas me refiero a las públicas); y por el otro lado, Dios en la sociedad y en los hogares. Yo estoy convencido de que, para alcanzar la igualdad de derechos, se debe separar al Estado de la Iglesia. Pero entiendo esta separación en tanto y en cuanto signifique evitar el adoctrinamiento religioso, puesto que no es aceptable, desde mi punto de vista, que el Estado permita que se enseñen como verdades (y se legisle en tal sentido) los dogmas de un credo determinado. El Estado debe basar su accionar en la ciencia. Y es esta postura la que me permite, por otra parte, sostener que se debe enseñar religión en los colegios, pero con énfasis en la historia y la ética, apuntando a hacerlo de forma comparada, de suerte tal de poder comprender la evolución del pensamiento humano.
    Sin embargo, no es aceptable intentar borrar a Dios de la sociedad toda (incluyendo los hogares) pues se violentaría la dignidad humana, entendiendo por ésta el valor que nos es inherente en cuanto a seres dotados de libertad. Se debe proteger con todos los medios que tengamos a nuestro alcance la voluntad de las personas de creer y profesar dicha creencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Fran: No solamente agradezco tus respuestas, sino que las valoro y aprecio mucho, porque encierran tanta sinceridad, claridad y objetividad, que resultan sumamente convincentes y provechosas para aquellos que aún no han encontrado el modo de resolver el planteamiento que propuse en estas interrogantes. Por eso copié tus contestaciones para ponerlas también en el mail y en el Facebook, a fin de que puedan llegar a un mayor número de contactos míos, los cuales, a su vez, reenvían los correos valiosos.

      Eliminar